menu Menú
Crátera micénica. Comentario artístico
Por Miguel de Leuka Publicado en Arte en 02/01/2012 0 Comentarios 2 min lectura
El Mito de la Caverna de Platón Anterior El príncipe de los lirios. Creta. Comentario artístico Siguiente
Crátera de vino micénica

Ficha técnica:

  • Localización: Museo arqueológico de Nauplion (Argólida)
  • Materia: Cerámica
  • Técnica: Modelado con torno, cocido
  • Medidas: Alto: 45 cm
  • Cronología: 1250-1200 a.C.
  • Autor: Desconocido

Descripción:

Recipiente cerámico llamado crátera para la mezcla de vino y agua, de boca muy ancha y con dos asas para el asido a ambos laterales. Presenta un fondo superior uniforme liso y oscuro, siendo los tercios medio e inferior de color claro con figuras sobre este de color oscuro y bandas lineales del mismo tono oscuro. se aprecia la figura de un animal (como un caballo) muy esquematizado y estilizado, teniendo en derredor dibujos esquemáticos y geométricos como un círculo, ondulaciones o líneas.

Valoración artística:
Destaca la mezcla de tonos de fondo con representaciones muy estáticas, un esquematismo profundo y una ausencia total de la representación del espacio o la perspectiva, e incluso de la alineación, pues la figura está sobrepuesta a las líneas en banda en la medianera de la crátera. No aporta por ello dinamismo alguno, pero sí un intento naturalista por la aportación de la figura animal, si bien es síntoma de inicio de una cultura cerámica o transición hacia una perfección de la decoración de la misma, aun cuando la conformación de la vasija esté en un trabajado modelado cocido.

Valoración histórica:
La crátera se corresponde con el período de inicio de la cultura micénica, en una transición y acopio de técnicas minoicas, que tras el declive de esta última cultura y el auge micénico, dará lugar a la aplicación de esas técnicas. Si bienes cierto que por su estilo de vida guerrero y su forma de entender el mundo, no les permite ese dinamismo minoico, esa ligereza de formas o plasticidad de colores y por lo tanto es una mala imitación, que con el paso del tiempo se asentará y conformará en una cerámica micénica de más valor. Por ahora, esta muestra de arte sigue el patrón de la época, con rigidez, falta de espontaneidad y originalidad, con repetición de elementos en la crátera y uniformes. Se acogería al estilo palacial de transición minoico-micénica mencionada.

crátera micenas pintura


Anterior Siguiente

Deje un comentario (se revisan antes de publicarlos)

keyboard_arrow_up