menu Menú
Juan Eslava Galán
Por Miguel de Leuka Publicado en Literatura, Recomendaciones del Autor en 25/01/2017 0 Comentarios 1 min lectura
El «David» de Bernini Anterior Yo, anoche mismo, después de escribir otro capítulo de mi nueva novela. Siguiente

«Durante tres días los hombres recogieron el despojo de cadáveres, armas y caballos esparcidos por el campo. El cadáver de Flaminio, por el que había ofrecido una recompensa, pues quería sepultarlo con los honores debidos a su rango, no pudo ser hallado. Quizá deba advertir que los perros asilvestrados y otras alimañas del cielo y del suelo que se alimentan de cadáveres, suelen comenzar a devorarlos por el rostro, con lo que quedan prácticamente irreconocibles. Los celtíberos sostienen que esto es debido a que el alma del difunto, prendida en sus ojos vidriados y fijos, espanta a los profanadores. De aquí que tengamos la costumbre —sostienen ellos —de cerrar los ojos de nuestros deudos en cuanto fallecen, por favorecer el tránsito del alma.»
«Yo, Aníbal», de Juan Eslava Galán.

Recomiendo leer a este auténtico maestro de la exposición amena e irónica de la Historia.

anibal cartagineses conquistador imperio


Anterior Siguiente

Deje un comentario (se revisan antes de publicarlos)

keyboard_arrow_up