menu Menú
Alexander Selkirk, la odisea del verdadero Robinson Crusoe
Por Miguel de Leuka Publicado en Geografía, Historia, Literatura en 23/08/2019 0 Comentarios 1 min lectura
La Amazonia en llamas... Héroes anónimos Anterior Siguiente
Este marino y corsario escocés pasó cuatro años en una isla desierta del océano Pacífico. Su historia fue una de las fuentes de inspiración de la mítica novela.

Alexander Selkirk (1676-1721), hijo de un zapatero, nació en un pequeño pueblo pesquero de Escocia llamado Lower Largo. Poco se sabe de sus primeros años, salvo que fue un joven pendenciero y que en 1693, tras ser acusado de «conducta indecente en una iglesia», huyó de su localidad natal y se enroló como marino en un buque. Fue el principio de su carrera como corsario, que le llevó a participar en varios viajes por el Pacífico Sur en el marco de la Guerra de Sucesión española (1701-1714). El 11 de septiembre de 1703 se unió a una expedición comandada por William Dampier que partió de Kinsale, Irlanda, portando patentes de corso del Almirantazgo británico que autorizaban a los barcos a atacar a las naves enemigas de España. Selkirk iba en el Cinque Ports con el rango de segundo de a bordo, por lo que es de suponer que ya contaba con gran experiencia marinera.

Una singladura en la que 24 horas dieron paso a cuatro largos años de soledad y reencuentro con uno mismo.

abandonado hazaña robinson selkirk soledad


Anterior Siguiente

Deje un comentario (se revisan antes de publicarlos)

keyboard_arrow_up