menu Menú
Mauri
Por Miguel de Leuka Publicado en Escritos del Autor en 12/08/2018 0 Comentarios 1 min lectura
Unicornios de verdad Anterior La Primera Guerra Mundial Siguiente

El año pasado no tuve valor; ahora, en tu aniversario, creo ya poder verte de nuevo tan feliz como eras, tan descarado, tan jovial; un brote permanente de alegría y cánticos, de saber estar y enseñarnos que es para poco tiempo. Mejor llevarlo bien.

«La cucaracha» era tu preferida, dando honor a esa alegría tuya; «El novio de la muerte» de la Legión silbabas cuando estabas dominantón; con «Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña…» recordabas tu infancia encima de mi pie durmiendo la siesta; «Navidad, Navidad, dulce Navidad…» para celebrar las fiestas en casa; y ese ¿Qué pasa? ¿Eh? ¿Qué pasa? que me hacía hasta contestarte, cuando me preguntabas al pasar a tu lado, como si fueras de verdad una persona… Es que eras muy especial, la verdad.

Muchos meses tuvimos que esperar hasta por fin descubrir que esa especie de ronroneo que hacías, en un bucle casi infinito, incluyendo algún chasquido era…: ¡el ruido del microondas de la cocina!
Dudo que un Ninfo como tú pudiera salir mas listo, pero aunque así fuera, nunca tendría el carácter y la personalidad que te definían como Mauri.
Allá donde estés, muchos besos (que también sabías dar a destajo) amigo.

Mauri cantándole a Lucas.

Mauri ninfa


Anterior Siguiente

Deje un comentario (se revisan antes de publicarlos)

keyboard_arrow_up