menu Menú
Nostalgias renacentistas. Comentarios
Por Miguel de Leuka Publicado en Arte, Humanidades en 03/12/2012 0 Comentarios 9 min lectura
A Nandana Sen Anterior La presentación de tu producto... o de ti mismo Siguiente
Símbolo humanista

Creo que los valores fundamentales de influencia arquitectónica, pictórica o escultórica en la actualidad o en el propio Renacimiento son evidentes. La pregunta sería el porqué se produce ese cambio hacia lo clásico, ese hastío de lo medieval y de la idealización mística en la representación, donde lo importante era la idea y no el realismo figurativo.

Los patrones medievales y su transición hacia el Cuattrocento, dan a este precisamente ese carácter experimental, de búsqueda hacia el conocimiento clásico que existió y hacia un futuro de innovación mediante ese aprendizaje y aplicación de técnicas encontradas como la perspectiva lineal de Brunelleschi.

Precisamente ese renacimiento de la técnica preexistente, da lugar a la imitación, a la inspiración (incluso en la mitología clásica) en un mundo aún muy religioso. Pero si tenemos que citar esa inspiración, también debemos indicar que no consiguió totalmente trascender a todos ni a todo. Sí se aportaron técnicas, también motivos míticos, recuperación de uso de materiales como el bronce (David de Donatello), etcétera, pero quizás lo más importante de lo clásico, el ser interior de un antropocentrismo basado en la búsqueda de una Arkhé y un modo de vivencia mundana basada en la palabra, la relación socio-psicológica, el auge de la búsqueda de lo personal y del triunfo de lo moral, no llegaron a calar tanto como para llegar a nuestros días. Esto no quiere decir que no trascendiera nada, solo que menos de lo posible.

De acuerdo con Valeria (compañera de estudios): “parte de la evolución es mirar hacia atrás y aprender de los antepasados. Investigar sus teorías y pensamientos y crear nuevas“, y esto creo que es fundamental; la inspiración y la innovación van de la mano del aprendizaje de la experiencia de los antiguos.

Errores cometidos dos veces… uno innecesario.

Bueno, yo intento ver el lado positivo y puedo decir al respecto, que la cultura actual tiene mucha influencia de lo pasado en muchas cosas, aunque le faltan patrones clásicos importantes. Si es cierto que no importa más que el “yo“, tenemos que buscar el apoyo corporativo social en donde se encuentra (redes sociales, videojuegos, etc.), yo también tengo hijos y veo que lo que ha cambiado es el patrón de medida; ahora no se producen las conversaciones filosóficas de entonces, se discute y se argumenta mediante un ordenador, pero la síntesis es la misma.

La persona que ha tenido una educación actual, mira una obra de arte contemporánea y ve lo mismo que nosotros (belleza, trabajo, técnica), quizás lo que cambia es que la belleza de una pintura de Miguel Ángel trata sobre una creación religiosa y la que ellos manejan son verdaderas obras de arte en movimiento; juegos virtuales donde la representación es tan buena, que estas “viendo“ un paisaje de otro lugar o de otra época, literalmente… y además te mueves “avatáricamente“ por el.

Faltan elementos clásicos, pero no todos. Tenemos que adaptarnos a la posibilidad de “ver“ con otros patrones de medida.

“Contra toda opinión, no son los pintores sino los espectadores quienes hacen los cuadros“. Marcel Duchamp (1887-1968) Pintor francés.

Una de las cuestiones que se plantea por algunos, se relaciona con una especie de sentimiento global de insatisfacción cultural o nostalgia renacentista, en cuanto que como época devino un auge importante del Arte, y del artista más si cabe.

Yo creo que estoy en contra de ello, de ese sentimiento nostálgico. No es una cuestión inconformista (no lo soy generalmente), sino más bien de defensa de una sociedad de la que estoy muy orgulloso en cuanto a lo cultural, aunque no deje de reconocer que hay muchas carencias. ¿No las había en el Renacimiento? ¿Era todo perfecto en lo cultural?

El hombre de Vitrubio

Mi planteamiento se basa en que tenemos una multi-culturalidad tan global, que permite acceder a cualquier obra de arte en cualquier parte del mundo mediante artificios electrónicos (antes impensable); la diversidad artística se manifiesta en muchísimas ramas relacionadas tanto con la técnica, como con lo científico incluso, lo que unido a las expresiones típicas o tradicionales dan una gama enorme de manifestaciones artísticas que van desde el graffiti hasta una composición audiovisual de una distribución atómica de la materia o la simple ubicación de un ladrillo en mitad de una sala de ARCO, por ejemplo.

La perspectiva a mi entender es bidireccional, nos la presenta el autor con una maestría que permite traspasar de dos a tres dimensiones, pero también el espectador debe utilizar su conocimiento para apreciar la obra y la técnica, además de tener la obligación de evitar el tradicionalismo cultural (arquitectura, pintura, escultura) y entender que las manifestaciones del Arte se corresponden con la cultura, la época y el hombre.

Un sentimiento nostálgico no nos permitirá apreciar el arte que nos rodea por doquier en esta sociedad en mil manifestaciones, un sentimiento inspirador en lo clásico ayuda a la formación de un arte más global y mejor tratado.

No podemos olvidar que el Renacimiento “volvía” a los clásicos, pero desde un aprendizaje y un conocimiento medieval previo.

Nada socialmente es tan discontinuo, no hay una ruptura inter-estadios, simplemente evolucionamos en todos los ámbitos… y el Arte no es una excepción.

Creo que la síntesis de todo lo que exponemos se basa en dos pilares fundamentales, a saber: que la tecnología y la propia sociedad actual “presionan“ para organizar nuestra vida acelerada en todos los aspectos, incluido el Arte, y que el renacimiento y su enfoque humanista está presente en todo lo que nos rodea, lo queramos o no, simplemente se manifiesta de otras formas.

El avance humanista está por doquier, hace un par de siglos el esclavismo era cosa normal (ahora no, aunque queremos poner de ejemplo fábricas de Apple o regiones concretas del mapamundi) y aunque lo global prima, sin embargo todo el mundo lucha por hacerse un sitio en esta locura mediática que conforma Internet, los Blogs, Youtube, los videojuegos, etc. El hombre como centro de interés lo sigue siendo, aunque bajo otros patrones de medida, así es posible destacar en redes globales (no hablo exclusivamente de Internet) de cualquier rama, científica o humanística, pero aun siendo científica, ¿aprobarías con treinta faltas de ortografía y sin un esquema lógico de redacción? Yo creo que no, por muy de ciencias que seas… ahí está el humanismo detrás marcando su sitio.

¿No hay sitio para el romanticismo como antes? ¿Por qué se destaca como lider de ventas una novela como «Cincuenta sombras de grey»? ¿Es que habla de ciencia? No la he leído, pero parece por la sinopsis que el centro es una mujer y una historia de amor, y no otra cosa.

La vida serena fomenta ese “vivir“ cultural, por eso estoy también de acuerdo en que es mucho más difícil conseguirlo sin una cierta tranquilidad de ánimo, pero también puedo aportar mi opinión de que veo arte cuando me quedo “bobo“ viendo la calidad gráfica de un videojuego, cuando ese arte se manifiesta en actividades o en objetos de la más diversa índola como matizaba en un post anterior, y lo que es más importante, en todas y cada una de esas manifestaciones, el antropocentrismo cultural está detrás. El Renacimiento pervive mediante su propia transformación a lo “Dr. Jekyll“, mostrando sus facetas humanistas en las mismas ramas, pero con diferentes métodos.

La solidaridad, valentía y consciencia es la que es innata a la mayoría, por eso seguimos siendo humanistas… aunque no lo sepamos.

Quizás yo haya defendido la postura más acorde a la existencia de ese humanismo que se nos presenta de formas diversas, pero pienso que hay una serie de valores que habría que recuperar, aunque no creo que sean tantos.

La escuela de Atenas del pintor Rafael

La inspiración es indiscutible, de hecho lo que refiero va en ese sentido, pero creo que no es contradictorio que exista esa inspiración y también sea algo renacentista. Quiero decir que la manifestación de esa inspiración puede ser la que queramos aportar en cualquier tipo de arte o actividad, pero por estar inspirada en lo clásico, ya es renacentista per se, al menos eso creo.

La diferencia es muy sutil, por eso el sentimiento clásico no está tan alejado de lo contemporáneo, lo que ocurre es que hay diversos aspectos vitales de lo clásico que hoy en día son impensables recuperar, como el disfrutar de una charla filosófica en la calle… ¿y en un foro? ¿no es un foro un lugar de debate e intercambio de ideas? Pues eso, que debatimos sobre temas que también eran importantes en la época clásica, al igual que lo hacen los alumnos de una clase de arquitectura, pintura o matemáticas, al fin y al cabo todo parte de la esencia principal, el hombre y sus inquietudes.

antepasados clásicos cultura humanismo renacimiento sociedad valores


Anterior Siguiente

Deje un comentario (se revisan antes de publicarlos)

  1. Me uno a tus nostalgias renacentistas, a ese florecimiento del arte en todas sus formas, al humanismo, al individuo como centro del mundo y los cambios que estas concepciones trajeron consigo… El mundo europeo me recuerda ese maravilloso pasado del cual nos quedan algunas ruinas, algunas letras, el mármol esculpido, los lienzos, las grandes estructuras, la grandeza del pasado. Gracias por revivir esas nostalgias.

keyboard_arrow_up